LIDERAZGO PRIMAL Y LAS EMOCIONES

LIDERAZGO PRIMAL Y LAS EMOCIONES

1024 576 Gabriel Nuñez

Las emociones incorrectas son una barrera que obstaculiza el funcionamiento normal y fluido en las organizaciones. Estas emociones afectan el desempeño, impiden el desarrollo adecuado y el sano crecimiento de quienes trabajan dentro. Esto es explicado por el liderazgo primal.

 

LA GESTIÓN BASADA EN EL LIDERAZGO PRIMAL

Según Goleman, Boyatzis y McKee, aquellas actitudes que sirven de tropiezo para el desarrollo personal y organizacional ya no pueden sostenerse, por lo que resulta imperioso aceptar y reconocer los beneficios del liderazgo primal.

 

Los autores dicen que el liderazgo primal posee un elemento básico en su formación el cual es de naturaleza emocional. Es más, coinciden en que la génesis y función del líder es esencialmente emocional.

 

Los líderes son a quienes los demás acuden buscando convicción y claridad para enfrentar una amenaza, superar un desafío o ejecutar una determinada tares. Son quienes mejor encauzan las emociones de un grupo determinado y, por lo tanto, capaces de influir en las emociones de los demás.

 

EN CONCRETO

Es sabido ya que la inteligencia emocional de quienes integran un equipo de trabajo es un factor determinante para el éxito. Este tipo de inteligencia está vinculada con el modo en que cada integrante o colaborador se relaciona consigo mismo y con el resto. En este extracto de cinco minutos de la conferencia “Equipos que Lideran” comparamos el funcionamiento del cuerpo humano y sus miembros en una perfecta inteligencia y desempeño individual en favor de un bien supremo (también puedes leerlo en esta entrada).

 

El liderazgo primal es, en palabras de los autores, “esa manera esencial y natural del líder de gestionar la relación consigo mismo y con los demás”. Goleman hace mención al término “resonante” para referirse al líder que sintoniza con los sentimientos de los colaboradores y logra encauzar esos sentimientos hacia una dirección emocionalmente positiva y proactiva. Por otra parte, menciona el término “discordante” refiriéndose así al líder que se encentra desconectado del equipo y no sólo dificulta los vínculos sino que, además, lleva a las emociones hacia direcciones negativas haciendo que los individuos también se encuentren desvinculados entre sí.

 

Sigamos conectados.

 

Gabriel.

 

Goleman, D. (2013). What it takes to be a great leader.
Goleman, D., Boyatzis, R., & McKee, A. (2005). El líder resonante crea más.
WhatsApp chat