Valores y Principios

HABLAR DE VALORES Y PRINCIPIOS

1024 683 Gabriel Nuñez

Es difícil hablar de valores y principios en este tiempo. En el último siglo han sucedido avances significativos: tenemos mayor expectativa de vida, somos un poco más sanos, nuestra producción es más eficiente, las tecnologías han dado un salto extremo con el fin de mejorar nuestra existencia, pero las cosas no van bien. ¿Qué está ocurriendo en nuestras sociedades?

 

Los avances tecnológicos no han podido impedir que en los últimos 25 años las estadísticas indiquen que el porcentaje de jóvenes que ingresan en la Universidad en Latinoamérica sólo sea del 42% comparado con el 75% en los países desarrollados.

 

Además de aquello, el 60% de los jóvenes trabajan enmarcados en la economía informal. En América Latina vive casi el 9% de la población global y contamos con casi el 30% de los asesinatos. Por otra parte, el índice de homicidios aquí en la región es cuatro veces mayor que el promedio mundial.

 

Entonces, la pregunta obligada es: ¿los valores y principios, los cuales han demostrado su eficacia, son inalcanzables o no deseamos considerarlos? El proverbio reza “tal como el hombre piensa en su corazón. así es”. Si podemos cambiar nuestra manera de pensar y dirigir esos pensamientos hacia el bien común, podremos alterar aquellos indicadores.

 

Los datos antes descritos respecto a Latinoamérica están íntimamente relacionados con lo que se discute y considera de gran importancia en diferentes centros de investigación y en  las mejores Universidades del mundo: “hemos tenido un crecimiento y evolución extraordinaria en los últimos 100 años pero ha habido un factor crucial que hemos dejado relegado en el escenario; ese factor es el más importante: el ser humano.

 

Debido a esta consideración, se ha comenzado a hablar de una especie de reingeniería en las diferentes ciencias, como la psicología, la antropología y la sociología. Esto evidencia la necesidad de dar un giro hacia el tema central, hacia la persona. ¿Por qué? Porque como ente individual necesita ser transformado desde adentro para lograr generar un cambio positivo hacia el contexto y evitar aquellas creencias erróneas.

 

Tal vez, al hablar de valores y principios sepamos a qué nos referimos, pero estos han quedado relegados a la órbita de lo teórico y esto nos vuelve menos amigables con lo natural.

 

Hay una pregunta que debemos hacernos. ¿La transformación está en mí o en el entorno?

 

Sigamos conectados.

 

Gabriel.

WhatsApp chat